METODOLOGÍA ÁGIL

"la agilidad es una actitud no una técnica "
Alistair Cockburn

La filosofía ‘agile’ surgió a raíz del Manifiesto Ágil de 2001 que supuso un cambio total en la forma de enfocar el desarrollo de ‘software’. 

 

Una de las características principales de la Metodología ágil es la importancia que concede a entregar rápidamente a los clientes un producto que les genere valor, es decir, que resuelva sus necesidades.

‘Agile’ está orientada a la entrega de producto en funcionamiento, con utilidad para los usuarios, y que permita obtener un ‘feedback’ temprano de los consumidores.  ‘Agile’ se basa sobre todo en las personas y sus relaciones, tanto en los equipos de trabajo como en el cliente.
 
 
Este marco de trabajo se nutre de equipos multidisciplinares que trabajan juntos durante todo el desarrollo del proyecto (o producto o servicio) creando valor de manera incremental. Por otro lado se centra en el contacto con el cliente, que está presente en todo momento. La cultura del ‘feedback’ se vuelve esencial, pues el objetivo es entregar valor al cliente desde el principio, conseguir adaptarse a sus necesidades, y hacerle partícipe del avance en el desarrollo de su producto para que pueda introducir los cambios que considere necesarios.

MADAC recoge la esencia de la agilidad y la aplica a la gestión de la tecnología para que convertirla en tecnología segura desde el punto de vista de quien la gestiona. 

 

MADAC también utiliza iteraciones como vehículo para una entrega de valor rápida y visible, integrando en ellas la Gestión del Riesgo. 

 
 
MADAC, a través del Cuerpo Normativo y los Planes de Contraste validados en las iteraciones, asegura un retorno real en acciones de las decisiones llevadas a cabo en el Comité de Seguridad.
 
 
 
Con MADAC el Comité de Seguridad recoge las sensibilidades principales de la Organizacón con respecto a los riesgos que afectan a la Entidad. Eso junto a un acercamiento sincero de los conceptos tecnológicos, un lenguaje alejado de nomenclaturas técnicas y una visualización adecuada de las implicaciones de esos riesgos permite al Comité la toma de decisiones ágiles sobre aquellos aspectos que relacionados con la seguridad que van a afectar a la Organización. 
 
 
 

​En un entorno de alta variabilidad, como el de la tecnología, es muy apropiado utilizar ‘agile’, pues permite responder con mayor velocidad a las necesidades de la Entidad derivadas de la gestión de la seguridad de esa tecnología.

Ir arriba

Aviso de cookies
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies propias y de terceros. Más información sobre nuestra política de cookies.